Ha pasado un año… y aún no he preparado la masa madre!!

| 0 comments

Pues si, hace ya un año que escribí mi primer post en este bloc!!! … y una de las primeras cosas que tenia en mente era preparar masa madre. Antes utilizaba masa liquida de Erik Kaiser pero se estropeo y decidí probar algo nuevo: masa madre o levadura natural.

Cuando recibí una notificación de WordPress felicitándome por el primer aniversario del bloc, lo primero que pensé fue: “ha pasado un año y aún no he encontrado el momento para preparar masa madre?”…..  Así que basta de escusas!!!

En la red hay muchas paginas y posts donde se explica como preparar masa madre, y es difícil encontrar dos que lo preparen exactamente igual… yo he optado por seguir las instrucciones de Ma Petite Boulangerie, que podéis encontrar aquí. Ella propone dos variantes, con o sin miel. En principio no podemos tomar miel, pero no tenia claro como quedaría la masa sin miel ni azúcar, así que he decidido probar las dos variantes.

Día 1:

Mezclamos 50g de harina de centeno y 50 g de agua templada y lo dejamos reposar 24 horas en un bote cerrado. En uno de los botes he añadido una cucharada de miel.

A la izquierda el bote con miel y a la derecha el bote sin.

Día 2:

Removemos la masa y volvemos a dejar reposar 24 horas.

A la izquierda el bote con miel y a la derecha el bote sin.

 Día 3:

Añadimos 50g de harina de centeno y 50g de agua, removemos y dejamos reposar 24 horas mas.

A la izquierda el bote con miel y a la derecha el bote sin.

Día 4:

Quitamos la mitad de la masa y añadimos 50g de harina de centeno y 50g de agua.

De momento la masa con miel huele mas fuerte y es mas esponjosa que la que no lleva miel.

A la izquierda el bote con miel y a la derecha el bote sin.

Día 5:

Repetimos el mismo procedimiento que el día anterior. Siguen habiendo diferencias de olor y textura entre las masas.

A la izquierda el bote con miel y a la derecha el bote sin.

Día 6:

Entramos en la segunda fase, en que se sustituye la harina de centeno por harina blanca. La masa con miel sigue siendo más esponjosa que la otra.

Quitamos la mitad de la masa y añadimos 50g de harina de trigo candeal y 50g de agua.

A la izquierda el bote con miel y a la derecha el bote sin.

Día 7:

Seguimos sacando la mitad de la masa a diario y refrescando con 50g de harina de trigo candeal y 50g de agua. Ya no hay tanta diferencia de olor y textura entre las masas.

Parece que el trigo candeal no alimenta a tanto a las levaduras como la harina de centeno, supongo que por la poca cantidad de gluten que contiene.

A la izquierda el bote con miel y a la derecha el bote sin.

Día 8:

Para activar las levaduras decido refrescar con harina de centeno, de nuevo.

A la izquierda el bote con miel y a la derecha el bote sin.

 

A la izquierda el bote con miel y a la derecha el bote sin.

 

He decidido alternar los refrescos, un día harina de centeno y otro harina de trigo candeal, la masa no es tan blanca pero así la levadura parece que tiene más fuerza.

Ahora ya tengo la masa madre lista para hacer algún pan, que os enseñare pronto!!

Leave a Reply

Required fields are marked *.


%d bloggers like this: